Lesiones de tobillo

Las lesiones de tobillo representan la lesión musculosquelética que afecta con mayor frecuencia a todos los deportistas, pero no sólo a ellos, un mal movimiento o una caída también puede desembocar en una lesión para cualquier persona. ¿Cuáles son las más frecuentes? ¿Cómo tratarlas?

El hueso del tobillo (llamado astrágalo) y el extremo inferior de los dos huesos de la pierna forman la articulación del tobillo. Los ligamentos, que conectan los huesos entre sí, estabilizan y dan soporte a la articulación, mientras que los músculos y tendones lo mueven.

Lesiones de tobillo más frecuentes

Los problemas más comunes del tobillo son:

  • Esguinces o torceduras. Se trata de una lesión en los ligamentos que puede tardar en curar varias semanas.
  • Fracturas. Se tratar de la ruptura del hueso y, en ocasiones, debe ser tratada quirúrgicamente.
  • Otra lesiones en tendones o cartílagos.

Síntomas

En el caso de las fracturas, los síntomas variarán en función del grado que se haya producido aunque, por lo general, suele expresarse con dolor, hinchazón e incapacidad a la hora de apoyar el pie en el suelo.

Los síntomas más comunes en esguinces o torceduras son: dolor intenso, sensibilidad al tacto, hinchazón, aparición de hematomas, sensación de calor local, incapacidad para caminar y rigidez de tobillo.

¿Puedo prevenir la lesión?

Como bien sabemos, el mejor tratamiento para una lesión es la prevención. En el caso del esguince de tobillos estos factores nos ayudarán a prevenirlo:

  • Calentamiento: Mover la zona con ligeros estiramientos para desentumecer el ligamentos antes de la práctica deportiva. Es importante aclarar que el calentamiento debe ser siempre progresivo, variando la intensidad y dificultad.
  • En el caso de haber sufrido una lesión previa de tobillo, o se encuentra en recuperación, el uso de una ortesis adecuada para el tobillo nos ayudará a prevenir y evitar que se reproduzca.

Si ya ha aparecido, ¿cómo tratarla?

El tratamiento del esguince de tobillo puede variar en función de la gravedad. Si existen síntomas de que se ha producido una lesión, es necesario acudir a un especialista para que aclare las pautas a seguir. El tratamiento básico se compone de:

  • Reposo. Descansar la articulación durante varios días.
  • Frío. Aplicar hielo (no directamente sobre la piel, sino envolverlo en un trapo) para reducir la inflamación.
  • Elevación. Mantener el tobillo elevado por encima del nivel del corazón.
  • Dispositivo. Un dispositivo ortopédico o una férula impedirá el movimiento de los huesos y ligamentos lesionados, lo que hará que el dolor disminuya y la recuperación sea más rápida.

En Ortopedia BCN disponemos de varias tobilleras para el tratamiento de estas lesiones. Contacta con nosotros y te asesoraremos sobre su uso.

Carrito de la compra

0
image/svg+xml

No products in the cart.

Seguir comprando